lunes, 22 de mayo de 2017

Viaje al fin del mundo con Ratón. Frank Viva. La casita roja ediciones

Antes de nada debo decir... ¡Cómo molan las novedades de esta magnífica editorial! (La casita roja)  Cada día nos sorprende más y más. Tanto humor nos hace reír a carcajadas y eso... ¡NOS ENCANTA!

En esta ocasión vengo a hablaros de Viaje al fin del mundo con Ratón. 


Los protagonistas de esta historia son dos particulares amigos, un joven explorador y su mejor amigo, Ratón, que viajan a la Antártida. Ratón, es muy muy impaciente (me recuerda a algún pequeñajo que tengo por aquí), no deja de preguntar cuándo llegarán allí (y, también, cuándo volverán a casa) ¡Vamos que se pasa todo el viaje preguntando y preguntado!

¡Lo que nos hemos reído con ratón!


Pero ¡hay tantas cosas de las que disfrutar durante la travesía! Verán un cielo impresionante, pingüinos y ballenas, ¡e incluso nadarán junto un volcán submarino! ¡Qué maravilla! 

Inspirado por su propio viaje a la Antártica, Frank Viva crea un libro único, que habla, entre otras cosas, sobre los distintos tipos de pingüinos que habitan en esta región: pingüino de ojo amarillo, pingüino macaroni... y el tipo de ropa que ahí se debe utilizar: botas, gorro, bufanda..., mientras pinta —literalmente— un paisaje cuya propuesta gráfica atraerá tanto a los pequeños lectores como a los amantes del diseño. ¡Las ilustraciones son una chulería!


Con grandes dosis de humor, Frank Viva introduce elementos cotidianos en un viaje extraordinario, creando un universo mágico.

«Un libro que ruega ser leído una y otra y otra vez.»

En cuanto a los textos son breves y sencillos. Y están apoyados de llamativas ilustraciones que hablan por sí solas. Un libro con un bonito sentido del humor que atrapa a los pequeños lectores (y a los mayores también). 

Es una historia que trasmite muchísima ternura, y que da pie a hablar sobre la paciencia, sobre las nuevas experiencias y la diversión que estas pueden suponer, así como a introducir conceptos básicos de geografía y sobre la Antártida. Sobre las prendas de vestir adecuadas a cada lugar del mundo teniendo en cuenta la temperatura que allí hace y sobre la amistad. 


Los peques se han sentido muy identificados con el impaciente Ratón y nos hemos reído mucho. Juntos hemos contado nuestras impaciencias, cuando viajamos en coche, cuando estamos en la cola de la heladería esperando turno, o cuando esperamos con ganas que llegue nuestro cumpleaños. Hemos compartido mucho y hemos disfrutado mucho, juntos. 


¡Ratón nos tiene el corazón robado!

En definitiva, "Viaje al fin del mundo con ratón" es un libro que puede gustar tanto a niños como a mayores, aunque va dirigido al público infantil. ¡A mi me tiene completamete enganchada y a los peques más aún! Es un libro perfecto para leer en voz alta.


No hemos parado de reír mientras leíamos esta extraña y magnífica historia de Ratón, quien viaja a la Antártica con el único fin de regresar a casa. ¡Os encantará!

Viaje al fin del mundo con ratón|32 páginas| 15,50 euros |228 x 152 mm |Cartoné | Ilustrado con tintas especiales |Primera edición: mayo de 2017| A partir de 2 años |Temas: exploración, impaciencia, aprendizaje, geografía, asociación de ideas, amistad, humor...

¡Puedes hacer clic en la imagen para ver 
las primeras páginas de este cómic!

¡MUY RECOMENDABLE!


Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 
seguirme en mis redes sociales facebook e instagram.

sábado, 20 de mayo de 2017

UN RECURSO ESTUPENDO: RAINBOW PEBBLES.

Hoy os traigo un recurso estupendo. Ganador de los premios de juguete Tillywing 2017: Premio Top Fun. Todo un descubrimiento que nos encanta, muy útil y que a los peques les fascinan: RAINBOW PEBBLES. 


Piedras de colores, suaves, redondeadas, táctiles y de 6 tamaños diferentes. Estas piedras de colores del arco iris tiene además un toque ligeramente adherente.
Las Rainbow Pebbles, vienen en un pack de 36 y son además de un juego de construcción, un recurso para estimular la lógica matemática a edad temprana, ya que permiten contar, clasificar, y favorecen el desarrollo de la creatividad.

El lenguaje descriptivo también se fortalece ya que los peques ponen en práctica el vocabulario como la más pequeña, más grande, menos y más pesada, los colores, etc.

Las habilidades motoras finas también se fortalecen, al coger y soltar las piedras, al colocarlas unas encima de otras haciendo equilibrio, etc. Además incluye un pack de tarjetas modelo, permitiendo trabajar a su vez la discriminación visual.


Es un juego muy divertido, con fines educativos sin fin. Incluye 36 piedras en 6 tamaños y 6 colores y 20 tarjetas modelo de doble cara en un recipiente de plástico resistente.

A modo de RESUMEN:

Ayuda a los peques desarrollar habilidades motoras, matemáticas y de diseño creativo. 

¿No en una maravilla? Podéis encontrarlo en Imaginarium.

Para terminar este post, quiero compartir con vosotros una pequeña reflexión:

Siempre había pensado que los peques no necesitan excesivos juguetes y que a menudo disfrutan más con el envoltorio que con el propio material en sí. Pero en los últimos meses he vivido situaciones que me ha hecho profundizar en esta afirmación tan sencilla. 

La realidad es que muchos juguetes acaban en el olvido a partir del segundo día. Otros no suscitan interés alguno ni al momento de recibirlos. Y unos dan para horas de juego.

¿Cuál es el secreto del éxito?

Aparte de observar cuál es el interés del peque creo que es importante que al menos varios de los materiales que tenga a su alcance sean “juguetes” no estructurados. 

¿Pero por qué considero importante ofrecer materiales no estructurados?

Pues porque el juego realmente simbólico nace cuando los niños recrean algo distinto sobre un “material, juguete o artilugio”.  Abasteciéndoles de todo tipo de juguetes, uno para cada cosa y función estamos dificultando que nazca un juego de creación y se quedan sólo en la imitación.

Por suerte, cada vez más marcas y fabricantes están elaborando materiales no estructurados, que tienen un diseño cuidado, con materias primas de calidad. Materiales que en sí no son ‘nada’, pero que a través de la imaginación del niño/a se convertirán en lo que él necesita.

BENEFICIOS DE LOS JUGUETES NO ESTRUCTURADOS

-  Estimulan el pensamiento creativo: este tipo de objetos no tienen una función clara así que es el niño/a quien debe darles una finalidad y crear las historias que quiera.
-  Se adaptan a la etapa evolutiva: como este tipo de materiales no tienen una finalidad concreta y están poco elaborados van a acompañar al niño/a durante más años porque se adaptarán a su desarrollo y cambio de intereses.
- Evita la sobreestimulación: no hay luces y no hay sonidos, por lo tanto, no hay estímulos externos sino que tienen que salir de dentro del niño/a.

Con el material menos pensado, con los elementos más sencillos, la magia del juego sucede.


Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 

seguirme en mis redes sociales facebook e instagram.

viernes, 19 de mayo de 2017

'Álex y el ratón de cuerda' de Leo Lionni. Editorial Kalandraka.

La editorial Kalandraka ha vuelto a editar ÁLEX Y EL RATÓN DE CUERDA, un precioso álbum ilustrado que Leo Lionni creó en los años 60 del siglo pasado. Se convirtió en un clásico. De hecho, ganó la medalla de honor Caldecott en 1969. 


Álex y el ratón de cuerda es un libro sobre las cosas que se desean, las cosas que se tienen, y las cosas que se consiguen. Y que también trata estrechamente el valor de la amistad.

Antes de hablaros de la historia me gustaría hacer referencia su autor a Leo Lionni. Es uno de los autores contemporáneos que más ha hecho cambiar la literatura infantil. Como el mismo dijo: “De algún modo, en algún lugar, el arte expresa siempre los sentimientos de la infancia”. Es uno de los protagonistas del género del álbum ilustrado. Realizó obras en las que siempre revela la grandeza y la esencia de las cosas sencillas.


En este álbum ‘Álex y el ratón de cuerda’ Leo Lionni recrea una historia de dos ratones muy diferentes, uno de carne y hueso, con cola y orejitas, que vive en su agujero en la pared y no tiene muchos amigos y otro mecánico que también tiene orejitas, pero en vez de cola, tiene una cuerda con la que puede corretear, siempre que su dueña quiera.  A ambos los une una verdadera amistad, de esas que hacen mucho más que ayudar cuando se necesita; ambos se dan compañía, comparten aventuras y ratos de felicidad.

La verdadera amistad resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido.
Álex, el ratón de carne y hueso, vive oculto en la casa, siempre alerta por temor a las trampas, escobazos y gritos de la familia, que no lo quieren ni en pintura. Un día que no hay nadie en casa, Alex descubre a Guille, un ratón de cuerda, juguete de la pequeña de la casa, Ana.


Cuando se conocen, le propone ir a la cocina por unas migajas para celebrar el encuentro, pero es ahí cuando descubre que Guille no tiene patas sino dos ruedecillas y una llave para que le den cuerda en la espalda. Álex se entristece de su falta de movilidad, pero Guille le dice que es muy feliz, que todos lo quieren y lo abrazan, que duermen junto a su ama y un osito de lana y no quiere otra cosa.


Álex, al ver lo feliz que era su nuevo amigo y todo el amor que recibía se siente mal, él debe huir, correr, buscarse la comida, en suma, no lo quiere,... así que desea convertirse en un ratón mecánico para disfrutar de los cariños de la niña de la casa y ser feliz, sin trampas ni escobazos.

Para ello debe encontrar al único lagarto capaz de convertirlo en algo diferente. Cuando consigue el poder de transformación gracias al lagarto y a la magia de la luna, descubre que su amigo ya no es feliz, ha sido reemplazado por otros juguetes y depositado en una caja de juguetes viejos.

¿Qué hará Álex para ayudar a su amigo?
Dando muestras de su amistad, pide un deseo para que su amigo siga siendo feliz. Álex descubre el valor de la amistad y lo efímero que puede llegar a ser el afecto cuando no es sincero, demostrando ser muy generoso.


Leo Lionni expone en este relato la volatilidad del amor, pero también el enorme valor de la amistad y la importancia de la generosidad. El final del cuento, emocionante, subraya el inicio de un nuevo camino para ambos.

Con sencillas imágenes y diálogos simples aunque cargados de sabiduría, este álbum ilustrado es una auténtica joya. Personalmente adoro, los libros de Leo Lionni y este no se queda atrás.

Las ilustraciones son simples gráficamente y repletas de color gracias a los numerosos fragmentos que componen el collage de sus páginas.Las tazas y botellas tienen un colorido muy especial, así como los papales de fondo, colchas, suelo o el jardín con el lagarto de todos los colores (a los peques les ha encantado).

Esta técnica es la que caracterizó durante toda su obra al gran Lionni, todo un clásico de la literatura infantil, del que también se puede leer libros como Frederick, Pequeño azul y pequeño amarillo, Nadarín y Colores, estos últimos también editados por Kalandraka.

Si os ha gustado tanto como a mí, podéis comprarlo aquí.

FICHA TÉCNICA.
Título: Álex y el ratón de cuerda.
Autor: Leo Lionni.
Editorial: Kalandraka.
Traducción al castellano: Xosé Manuel González ‘Oli’.
Encuadernación: 22 x 27,5 cm.
Páginas: 40.
Precio: 15 euros.
Edad recomendada: A partir de cuatro años.


Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 

seguirme en mis redes sociales facebook e instagram.